06-07-2018
Por la intensidad de la epidemia de virus respiratorios

El Garrahan internó en junio un 32% más de pacientes que en 2017

El mes pasado se internaron casi 2000 niños, niñas y adolescentes que se sumaron a los 1500 de mayo. Se pudo brindar atención adecuada a la demanda creciente gracias a que el Hospital se había preparado con la inauguración de la nueva Unidad de Contención Estacional (UCE), la optimización en el uso de camas, la contratación de otras en el Hospital Militar y el trabajo en red junto a centros asistenciales de la ciudad, de la provincia y de todo el país.

La información que llegaba desde el hemisferio norte en los primeros meses del año marcaba una epidemia grave de Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB), que hacía prever una réplica en la Argentina, y en el hemisferio sur en general, de la misma intensidad. Ante esta situación, en abril el Hospital Garrahan conformó un comité de crisis con el objetivo de que tomara las medidas necesarias para garantizar atención adecuada a los bebés, niños, niñas y adolescentes que lo requirieran en la época invernal.

La intensidad de la epidemia de virus respiratorios significó la internación de 1500 pacientes en mayo, más de un 15% superior a la cifra de 2017, y de 2000 en junio, lo que representa un incremento de más del 32% con respecto al año pasado.

A pesar del importante aumento de la demanda, el Garrahan pudo garantizar la calidad de atención a sus pacientes gracias a la optimización del uso de las camas, favoreciendo la disponibilidad para pacientes con enfermedades respiratorias graves; la creación de la Unidad de Contención Estacional (UCE); la contratación de camas en el Hospital Militar como reaseguro; la implementación de una guardia de laboratorio para estudios virológicos para días no laborables; las derivaciones a través de las obras sociales de los pacientes con cobertura; y el trabajo en red con otros centros de la ciudad, la provincia y el país.

“Las acciones que llevamos adelante nos permitieron lograr una mejor atención, otorgando un mayor confort para los niños, sus cuidadores e incluso para aquellos que somos responsables de brindar la atención”, resaltó Pedro Rino, Coordinador de la Unidad de Emergencias del Garrahan.

Mayor cantidad de camas y coordinación
La UCE cuenta con 40 camas y fue inaugurada en mayo, previo al inicio de la epidemia. Se construyó en tiempo récord en el espacio que funcionaba como archivo y que fue reacondicionado con materiales que estaban en desuso. Ocupa 700m2 y todas sus camas disponen de oxígeno, dado las características de la epidemia. En la actualidad tiene un 100% de ocupación.

Al mismo tiempo, el Garrahan contrató 20 camas en el Hospital Militar, adonde fueron derivados, entre mayo y junio, 187 pacientes con patologías respiratorias, quienes recibieron el seguimiento conjunto de profesionales de ambas instituciones. Para ello, se realizan diariamente pases por videoconferencia entre la Oficina de Comunicación a Distancia (OCD) del Garrahan y el Hospital Militar y se incorporó el entorno virtual de consultas a distancia, en donde los pediatras acceden a los estudios y realizan la evolución de los pacientes.

Como medida complementaria, también se dispuso una guardia del Laboratorio de Virología para los sábados, domingos y feriados, que atiende de 10 a 18. Así, es posible el diagnóstico rápido de los virus respiratorios -al igual que durante los días hábiles-, que es fundamental para que los profesionales definan la necesidad de internación de los pacientes de manera segura.

A su vez, desde el Garrahan se impulsan reuniones semanales entre hospitales de todo el país para compartir información sobre la epidemia, colaborar mutuamente y coordinar acciones conjuntas. Desde la primera semana de mayo, se realizaron 10 encuentros a distancia con la participación de 33 hospitales de la ciudad y todas las provincias. 

Carlos Kambourian, Presidente del Garrahan, destacó “estamos muy contentos con el resultado obtenido por las medidas que implementamos ante el alerta que nos indicaron nuestros infectólogos", y agregó "el nuevo espacio que destinamos y el gran trabajo llevado adelante por todo el equipo del Hospital nos permitió recibir 32% más de pacientes con enfermedades respiratorias y brindarles una mejor atención evitando así el desborde en los pasillo que hubo en años anteriores”. 

Evolución de la epidemia y recomendaciones
Con respecto a la evolución de la epidemia, Rino explicó que “desde hace un mes y medio la demanda de consulta e internación aumentó notablemente debido a los cuadros de bronquiolitis y otras infecciones respiratorias agudas bajas”. Y concluyó: “Lo esperable es que esta situación continúe hasta las vacaciones de invierno, dado que disminuiría la transmisión de virus entre las personas, y posteriormente persista en menor medida al menos hasta el mes de octubre”.

Por ello, se recomienda que padres, madres y cuidadores controlen la respiración de niños y niñas, con especial atención a los menores de 2 años y fundamentalmente a los menores de 3 meses, debido a que en ese rango de edades se presenta mayor riesgo de padecer cuadros más graves. Se debe observar si presentan esfuerzo, si se agitan o tienen esfuerzo o quejido al respirar o dificultad para dormir o alimentarse. En esos casos, se debe acudir a la institución de salud más cercana.