31-05-2016

EL GARRAHAN SE SUMA AL DÍA MUNDIAL SIN TABACO Y RENUEVA SU COMPROMISO COMO HOSPITAL 100 POR 100 LIBRE DE HUMO

 La Coordinación de Salud Ambiental y Hospital Sostenible recuerda que el Hospital fue declarado 100 por 100 libre de humo de tabaco y convoca a toda la comunidad hospitalaria a comprometerse con esta lucha. Actualmente, el Garrahan cuenta con un Taller para Dejar de Fumar, destinado a los trabajadores. El tabaco es la principal causa de muerte prematura evitable en el mundo.

Hoy, 31 de mayo, se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco y el Hospital Garrahan se suma con una campaña de concientización sobre los daños que genera el humo de tabaco tanto para los fumadores como para quienes están expuestos a este humo, sobre todo niños y niñas. La coordinación de Salud Ambiental y Hospital Sostenible recuerda que se ha logrado la certificación como hospital pediátrico 100 por 100 libre de humo de tabaco y se cuenta con un taller para dejar de fumar destinado al personal hospitalario.

El tabaco es la principal causa de muerte prematura evitable en el mundo y en nuestro país cada año mueren 40.000 personas debido a enfermedades directamente relacionadas al consumo de tabaco, mientras que a nivel global la cifra asciende a 6 millones.

"El humo de tabaco ambiental es dañino para la salud del fumador y también del no fumador, ya que involuntariamente está expuesto al humo que se encuentra en el ambiente y a las sustancias toxicas que en él se depositan", afirmó doctora Cristina Fernández, responsable de Salud Ambiental del Garrahan, y agregó que "un hospital libre de humo es más saludable para quienes lo transitan cada día, por eso estamos tan orgullosos de continuar y reforzar nuestro compromiso con esta política".

El Garrahan es el primer hospital pediátrico del país certificado como libre de humo de tabaco por el Programa Nacional de Control de Tabaco. En el hospital circulan por día más de 10 mil pacientes y familiares y trabajan más de 4 mil personas (entre profesionales médicos, enfermeros, operarios, personal administrativo, de limpieza, entre otros). Todos cuentan con la seguridad de transitar un ambiente cien por ciento libre de humo de tabaco.

El consumo de tabaco no solo afecta la salud del fumador sino también la de los que lo rodean. La exposición al humo de tabaco ajeno causa un 30% de aumento en el riesgo de infarto y de cáncer de pulmón en los no fumadores. En los niños, la exposición es particularmente dañina provocando problemas respiratorios, infecciones del oído y el síndrome de muerte súbita del lactante. Las embarazadas expuestas también pueden sufrir complicaciones. Al dejar de fumar estos riesgos desaparecen.

BENEFICIOS AL DEJAR DE FUMAR

Según el ministerio de Salud de la Nación, los beneficios de dejar de fumar son muchos: Los fumadores que dejan, a cualquier edad, tienen menos riesgo de morir por enfermedades asociadas con el tabaco que los que continúan fumando. Además, mejoran mucho su calidad de vida: Dejar de fumar a los 30 años: Los fumadores que dejan el tabaco alrededor de los 30 años de edad reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con fumar en más del 90%.

Dejar de fumar a los 50 años: Los fumadores que dejan de fumar alrededor de los 50 años de edad reducen su riesgo de muerte prematura en más del 50% en comparación con quienes siguen fumando. Dejar de fumar a los 60 años: Mismo los que dejan el tabaco alrededor de los 60 años de edad o más viven más tiempo que los que siguen fumando.

Cuanto antes se deja de fumar, más beneficios se obtienen. Los beneficios comienzan a sentirse enseguida y se multiplican de manera progresiva:

No importa la cantidad de años que haya fumado, a partir de los 20 primeros minutos su cuerpo empezará a recuperarse y usted podrá notar el cambio en poco tiempo.

-A los 20 minutos: disminuye la presión arterial.

-A las 12 horas: se normaliza el monóxido de carbono en sangre.

-Entre las 2 semanas y los 3 meses: mejora la circulación y la función pulmonar.

-Entre el primer y el noveno mes: disminuye la tos y la falta de aire, disminuye el riesgo de infecciones.

-Al año: el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad, mejora la energía.

-A los 5 años: el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad y el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador.

-A los 10 años: el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad y también disminuye el riesgo de cáncer de laringe y de páncreas.

-A los 15 años: el riesgo de enfermedad coronaria es similar al de un no fumador.