14-10-2016

LA IMPORTANCIA DE LOS 5 MOMENTOS DEL LAVADO DE MANOS PARA EVITAR INFECCIONES

Mañana se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos. Según asegura la OMS,  la principal vía de transmisión de gérmenes durante la atención sanitaria son las manos. En el mundo, el porcentaje promedio de adhesión en centros de salud es del 50%, y en el Hospital se logró una adhesión del 70% a los cinco momentos del lavado de manos.

En todo el mundo, actualmente, miles de personas mueren por día a causa de infecciones contraídas mientras reciben atención sanitaria. La higiene de manos, tanto para cualquier profesional de la salud como para cualquiera de todos nosotros, demanda 30 segundos si hablamos de alcohol en gel y unos 60 segundos si se trata de agua y jabón. Un hecho tan simple como este, aplicado en forma constante y disciplinada, salva vidas.

La supervisora en control de infecciones del Servicio de Control Epidemiológico e Infectología del Garrahan, Elena Andión, explicó que hay un hecho clave para entender la importancia de este tipo de higiene en los profesionales de la salud: las manos son la principal vía de transmisión de gérmenes durante la atención sanitaria y su higiene es la medida más importante para evitar y prevenir la transmisión de gérmenes perjudiciales y las infecciones asociadas a la atención sanitaria. "No realizar la higiene de manos en todos los momentos definidos con calidades estándares representa un error médico", aseveró Andión.

Las complicaciones que se buscan evitar con una adecuada higiene de manos de médicos, enfermeros y todo profesional de la salud que circula en las unidades de cuidado intensivo pediátricos (UCIP) son las infecciones hospitalarias predominantes, como ser, las bacteriemias (BACT) asociadas a catéteres venosos centrales (CVC). Además, otro punto a tener en cuenta, es que estas infecciones prolongan entre 7 a 14 días el promedio de internación de un paciente y elevan el costo sanitario.

LOS 5 MOMENTOS DEL LAVADO DE MANOS PARA EQUIPOS DE SALUD
1. Antes de tocar al paciente: Para proteger al paciente de la colonización (y, en algunos casos, de la infección exógena) de gérmenes nocivos presentes en sus manos. ¿CUÁNDO? Limpie sus manos antes de tocar a un paciente cuando se acerque a él.
2. Antes de realizar una tarea limpia/aséptica: para evitar que gérmenes perjudiciales, incluidos los del paciente, infecten el organismo de éste. ¿CUÁNDO? Lave sus manos inmediatamente antes de tocar algo que pueda generar un riesgo grave de infección del paciente (por ejemplo, una membrana mucosa, piel dañada, un dispositivo médico invasivo)
3. Después del riesgo de exposición a líquidos corporales: Para protegerse de la colonización o infección de gérmenes nocivos del paciente, y para evitar la propagación de gérmenes en las instalaciones de atención sanitaria. ¿CUÁNDO? Lávese las manos en cuanto finalice cualquier actividad que entrañe riesgo de exposición a fluidos corporales (y después de quitarse los guantes).
4. Después de tocar al paciente: Para protegerse de la colonización de gérmenes del paciente, y para evitar la propagación de gérmenes en las instalaciones de atención sanitaria. ¿CUÁNDO? Lave sus manos cuando termine la visita al paciente.
5. Después del contacto con el entorno del paciente. ¿POR QUÉ? Para protegerse de la colonización de gérmenes del paciente que pudieran estar presentes en superficies/objetos de sus inmediaciones, y para evitar la propagación de gérmenes en las instalaciones de atención sanitaria

TÉCNICA DE HIGIENE DE MANOS CON AGUA Y JABÓN
-Quitarse anillos, relojes y pulseras antes de iniciar la antisepsia de las manos.
-Mantener las uñas cortas
-Abra la canilla, mójese las manos, no emplee agua caliente (si tibia) porque eleva el riesgo de dermatitis, luego aplique suficiente jabón para extenderlo por todas las superficies de las manos.
-Frótese las manos entre sí, haciendo espuma, fuera del agua corriente, para evitar que el jabón se desaproveche.
-Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la izquierda entrelazando los dedos, y viceversa, luego frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados
-Siga frotándose el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la mano opuesta, manteniendo unidos los dedos. Rodeando el pulgar izquierdo con la palma de la mano derecha, fróteselo con un movimiento de rotación, y viceversa.
-Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación, y viceversa.
-La técnica del “lavado seco” con alcohol en gel es semejante pero sin agua y puede realizarse siempre que las manos no se encuentren visiblemente sucias.