Ante el pronóstico de altas temperaturas previsto por el Servicio Meteorológico Nacional para esta semana, el Hospital Garrahan recomienda reforzar la lactancia en los bebés y mantener una adecuada hidratación en los más pequeños ofreciéndoles abundante agua en forma frecuente, para evitar el riesgo de deshidratación y las diarreas que aumentan en esta época del año.

Dar más veces el pecho a los lactantes, ofrecer líquidos más frecuentemente para mantener una buena hidratación en los niños y evitar su exposición directa al sol, son las principales medidas de prevención que se deben tener en cuenta para proteger a los más chicos de las altas temperaturas.

La diarrea puede ser grave en bebés menores de un año. Los síntomas a tener en cuenta son: tiene más sed que de costumbre, llora sin lágrimas, tiene la boca seca o hace poco pis, tiene los ojos hundidos, tiene vómitos o hace caca muy seguido, está irritable, decaído, no quiere beber o tiene fiebre, la caca tiene moco o sangre.

En cualquiera de estos casos, es importante acudir sin demora al centro de salud primaria más cercano, donde encontrará la atención que su hijo necesita.