10-06-2015

10x10 DIEZ CLAVES PARA PREVENIR EL CÁNCER POR EL ONCÓLOGO ERNESTO GIL DEZA

En el segundo encuentro del ciclo "10 consejos para vivir mejor" del Hospital Garrahan, el reconocido oncólogo Ernesto Gil Deza expuso sus 10 consejos para una vida más sana y para evitar la enfermedad oncológica. El ciclo continúa la semana que viene con "10 consejos para tener el espíritu sano", a cargo del Dr. Ignacio Escribano.

"La experiencia más importante de mi formación como médico fue en el Garrahan. Gracias por invitarme a volver a casa para esta charla", comenzó el reconocido oncólogo argentino Ernesto Gil Deza -director de investigación y docencia del Instituto Oncológico Henry Moore y profesor de universidades como USAL y Maimónides-, quien durante una hora expuso no sólo los consejos para evitar el cáncer si no también una filosofía de vida, en la que la premisa más importante fue saber qué vida se quiere vivir y actuar en consecuencia. La moderación de la charla estuvo a cargo del coordinador de Relaciones Institucionales, Roberto Debbag.

Antes de nombrar y desarrollar cada consejo, Gil Deza explicó que "estas son diez claves para la prevención oncológica pero que pueden ser las diez claves para la prevención de cualquier patología". Consecuente con sus explicación, el primero de los 10 consejos para evitar el cáncer fue Tenga deseos de vivir más y vivir mejor: "Todo aquel que tiene un porqué vivir siempre encuentra un cómo”, la frase de Nietzsche fue utilizada por el oncólogo para explicar que tomar la decisión de llevar una vida sana es el paso más importante de todos o "los otros 9 consejos no funcionan".

El segundo consejo fue "Conocé a tu enemigo: son muy pocas las batallas que se ganan o se evitan dando la espalda a los problemas". En este caso, Gil Deza aseguró "el cáncer no siempre es una mala noticia, también significa que se sobrevivió a muchas otras enfermedades como la mortalidad infantil, las enfermedades cardiovasculares, sobreviste a todo". Y luego explicó que el cáncer existe desde que existe la vida humana, hace 3.800.000 años: "El cáncer es un destino aceptado por la vida como un mecanismo anti frágil de supervivencia. La vida eligió que para sobrevivir y evolucionar el código debía ser imperfecto, si el código era perfecto no había chance de mutación y de supervivencia", argumentó.

"Conózcase a usted mismo: saber sus flaquezas y debilidades es una fortaleza" fue el tercer consejo de Gil Deza: "No hay persona más débil que la que se cree invulnerable", afirmó y detalló que es muy importante conocer la carga genética de la familia, tener memoria de las enfermedades sufridas por sus miembros y saber que como personas tener cáncer forma parte de nuestro riesgo vital en esta vida. Gil Deza afirmó que este concepto se aplica contándole al clínico las enfermedades en la familia, la incidencia de colesterol, hipertensión o enfermedades oncológicas.

El cuarto consejo se trató de aplicar los consejos anteriores: "Aplique los conocimientos. El problema no está en las ideas, está en los actos". Gil Deza recordó que en los últimos 60 años el tabaquismo causó más muertes que todas las guerras juntas y que la segunda epidemia mundial (después del tabaco) es la obesidad y el sedentarismo. "Hacer actividad física y evitar el tabaquismo son las dos principales forma de prevención oncológica", concluyó.

En tanto, el quinto consejo fue "Sea constante: el cambio requiere tiempo". En este punto el oncólogo destacó que "generar el cambio es simple, el problema es mantenerlo, cambiar el estilo de vida para el resto de la vida y para eso es importante asumir que tener éxito demanda muchos años, intentos y fracasos". Y el sexto consejo fue Sea feliz. Disfrute plenamente de lo que hace en el momento actual: "Yo creo que ser feliz es una vocación y un deber y ser feliz es estar donde uno quiere, haciendo lo que quiere hacer, con la gente con la que quiere estar. La infelicidad es un cáncer en sí mismo", aseguró.

Adquiera hábitos saludables fue el séptimo consejo del doctor Gil Deza, quien enumeró tres como los más importantes: control de peso y buena alimentación, actividad física regular y pensamiento crítico sobre nuestros actos. El octavo consejo fue Evite hábitos enfermantes: el tabaquismo y el alcohol, sobre todo, pero también la ignorancia de no saber qué cosas nos perjudican.

El noveno consejo Sea práctico: Una noche por semana, un día por mes, una semana al año. Gil Deza explicó que este consejo se lo dieron para mantener vivo el amor de un matrimonio, pero que perfectamente es aplicable a la salud: invertir una semana al año para dedicarla al cuerpo, a los estudios pendientes y el descanso "ayuda a vivir mejor". Y por último, el décimo consejo fue: Sea responsable. Sólo tiene una sola vida: la suya.