22-06-2015

UN MUY ESPECIAL FELIZ DÍA DEL PADRE

Lara Chacur tiene 10 años y vive en el barrio de Mataderos. Fue paciente del hospital a los tres meses de edad y su papá, Darío, pasó aquí su primer día del padre. Entonces estuvo más de tres semanas internada y luego de muchos estudios determinaron que sufría la enfermedad de Kawasaki. Le dieron gammaglobulina, un medicamento que según Lara el papá recuerda como su propio nombre, y gracias al cual superó la fiebre, recuperó peso y pudo volver a su casa con él y su hermana melliza Mora.

Después, durante mucho tiempo, le hicieron controles cardiológicos donde se constató que no le quedaron secuelas, salvo el tamaño del corazón. Con el tiempo el papá le enseñó a caminar, a leer, a escribir y también a agradecer. Por eso, este Día del padre, Lara nos hizo llegar una carta escrita a mano y unos dibujos que pintó especialmente para el personal del hospital. Dice: "Hay muchos padres que este domingo festejan su día gracias al trabajo y vocación de todo el personal que trabaja aquí".

Su padre está agradecido eternamente por la atención que recibió Lara y reconoce que al salvarle la vida a ella, le dieron sentido a la suya. Y, aunque nunca fue muy creyente, siempre lo escucha decir: "Dios está en todos lados y, en Buenos Aires, atiende en el Garrahan".